El desierto carmelitano

Estos espacios o lugares apartados se terminan convirtiendo en espacios de calidad de vida en cuanto que sus moradores disponen de esos bienes, más apreciados hoy que en el pasado, debido a su escasez, que llamamos bienes inmateriales y que no tienen precio, como son el aire sano, el agua pura, la soledad o el silencio, la belleza natural, los cuales son vistos como indispensables para el equilibrio y la felicidad de las personas y las sociedades.

En tercer lugar el desierto carmelitano nos remite al tiempo de aquellos padres nuestros que en tan gran soledad y con tanto desprecio del mundo buscaban ese tesoro, esa preciosa margarita de que hablamos, el tiempo de los orígenes, hacia los cuales se mira, sobre todo en tiempos de crisis y renovación, buscando la esencia de la vida carmelitana, el ideal contemplativo.

Extraído de “El desierto en el carmelo descalzo”

One Comment on “El desierto carmelitano

  1. Pingback: Lista de publicaciones – Desierto de los anawim

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: