La sombra protectora

Simplificar nuestra vida al máximo posible es seguir la espiritualidad del desierto que apunta a lo esencial. Quitar poco a poco lo que sobra, lo que en realidad dificulta aunque parezca en principio ayudar. La ascética de lo poco, de lo justo. Vivir recordando a Dios y ajustar a su voluntad nuestras acciones es lo imprescindible; lo demás pasa.

Levanto mis ojos a las montañas: ¿de dónde me vendrá la ayuda? La ayuda me viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra. El no dejará que resbale tu pie: ¡tu guardián no duerme! No, no duerme ni dormita el guardián de Israel. El Señor es tu guardián, es la sombra protectora a tu derecha: de día, no te dañará el sol, ni la luna de noche. El Señor te protegerá de todo malcuidará tu vida. El te protegerá en la partida y el regreso, ahora y para siempre”. (Salmo 121)

Lo que dice el salmista se hace realidad en nuestra vida mientras más nos dejamos guiar por la voluntad de Dios, por sus mandatos y mandamientos. No cuando queremos imponer nuestros deseos o forzar las situaciones. Allanemos los senderos del alma para que venga la luz de la resurrección de Cristo en el corazón.

Texto del blog

2 Comments on “La sombra protectora

  1. Pingback: Lista de publicaciones – Desierto de los anawim

  2. Pingback: Oración en la intimidad | Fraternidad Monástica Virtual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: