Categoría: De otras páginas

Vivificar el corazón

“Tiempos fuertes no sólo para orar sino también para recuperar el equilibrio emocional…”

El jardín del amor

“… el desierto, como lugar de encuentro con Dios y con nosotros mismos, es una experiencia enriquecedora, siempre y cuando Cristo esté en el centro de esta soledad, y el objetivo sea el encuentro relacional con Él. La soledad sin relación amorosa, puede devenir… Continue Reading “El jardín del amor”

Última línea de defensa

“… la vida espiritual, por su radicalidad, puede y debe ser la última línea defensiva de la verdad…”

mansedumbre ante Dios

No agudices la cruz de tu vida volviéndote tan ocupado que no tengas tiempo de sentarte en mansedumbre ante Dios…

Ecología del corazón

“Es el tiempo para dedicarse a una sana ecología del corazón, a hacer limpieza ahí. Vivimos en un ambiente contaminado por demasiada violencia verbal, por tantas palabras ofensivas y nocivas, que la red amplifica. Hoy se insulta como quien dice “buenos días”. Estamos inundados… Continue Reading “Ecología del corazón”

Necesidad del Espíritu Santo

“… Como San Agustín indica, el Espíritu Santo no solamente nos hace capaces de amar a Dios; nos da el poder de amar a nuestro prójimo…

Un corazón puro

yo, Dios mío, no te haré más que una sola súplica: «dame un corazón puro» [Sal 50,12]…

El Horeb del corazón

La entrada en este sendero es la oración larga y silenciosa, humilde y perseverante…

Lugar de Libertad

… un paisaje en el que ya no crece nada, en el que nada puede echar raíces, pero es también lugar de libertad…

Escuchar a Cristo

DEBEMOS PEDIR la gracia de darnos cuenta más claramente de todo lo que nos aleja de Dios y del prójimo. Y de darnos cuenta del desorden general que puede haber en nosotros…

La Kenósis

En último término, las tentaciones de Jesús coinciden con las de cada hombre, desde el principio…

La Nueva Jerusalén

Pero lo más importante es recalcar que donde Israel sucumbió, Jesús triunfó y su triunfo fue la liberación nuestra…

Necesitados de Dios

Asusta un poco. A veces cuando la vida se nos complica sentimos que estamos en un desierto…

La presencia interior

Oscura la fe y desnuda la confianza de estos hombres. Así merecieron el nombre de padres de la fe y padres del pueblo de Dios…

Acto de misericordia

Para el hombre que se arriesga a decir sí a Dios, todo va en fe y confianza…

Forastero en tierra extraña

El desierto no es quietud ni estancamiento, sino peregrinación y combate. No es la tierra prometida, sino el duro caminar hasta alcanzarla.

El desierto en el mundo

Ten en cuenta que el verdadero desierto no está fundamentalmente en un lugar, sino en el corazón.

Total disponibilidad

Cuanto más ligero sea tu equipaje más libertad le darás a Dios para llenarte con su presencia, su amor y su gracia…

Profunda renovación

Aquí de nuevo encontramos el simbolismo dualista del desierto. Es lugar de advertencia así como lugar de encuentro espiritual.

Silencio de Dios

Dice Santa Teresita que durante años, ¡años!, sufrió el desierto espiritual. El mismo inició poco después de que anunciara su entrada al Carmelo…

Levantes de la aurora

¿cómo reconocer ese único desierto si no estuviera ya presente en nuestro corazón?

“El Padre del desierto”

El Papa canonizará a Charles de Foucauld…