Cuidar la Creación

Tener una actitud de respeto al medio ambiente implica en cierto modo simplificar nuestra vida. Alejarla del consumo excesivo, del desenfreno en el uso de los recursos, de cierta avidez que la cultura nos impone para “estar a tono” con los tiempos. Reconocer en la naturaleza la creación sublime de Dios es suficiente para incorporar en nosotros una actitud de reverencia hacia lo sagrado que se manifiesta en todo lo que existe.

En los próximos días iremos agregando textos de los últimos Santos Padres, en donde se trata el tema de la ecología cristiana y del imperativo que tenemos como seguidores de Cristo hacia el cuidado de nuestra casa común. Aquí les dejamos el enlace a las palabras del Papa Francisco con motivo del Jubileo de la Tierra que se celebra hasta el próximo 4 de Octubre.

Jubileo de la Tierra

Red de vida

El Papa busca la raíz de esta respuesta, por eso dice: En la raíz, hemos olvidado quiénes somos: criaturas a imagen de Dios (cf. Gn 1,27), llamadas a vivir como hermanos y hermanas en la misma casa común. No fuimos creados para ser individuos que mangonean; fuimos pensados y deseados en el centro de una red de vida compuesta por millones de especies unidas amorosamente por nuestro Creador. Es la hora de redescubrir nuestra vocación como hijos de Dios, hermanos entre nosotros, custodios de la creación.

Este es el tiempo para reflexionar sobre nuestro estilo de vida y sobre cómo nuestra elección diaria en términos de alimentos, consumo, desplazamientos, uso del agua, de la energía y de tantos bienes materiales a menudo son imprudentes y perjudiciales. Nos estamos apoderando demasiado de la creación. ¡Elijamos cambiar, adoptar estilos de vida más sencillos y respetuosos! 

Francisco: el 1 de septiembre inicia el “Jubileo de la Tierra” – Vatican News

Todo es para el bien…

Penas y alegrías, consuelos y pruebas, todo procede de ese Corazón bendito; todo es concedido para tu mayor bienestar, para tu santificación, para aumentar en este mundo y en el otro tu conformidad con Él, tu unión a Él… «Todo es para el bien de los que aman a Dios…» Piérdete enteramente en el Corazón de Jesús: es nuestro refugio, nuestro asilo, la casa del pájaro, el nido de la tórtola, la barca de Pedro para atravesar el mar en tempestad: ahora Él es dichoso, no conoce el sufrimiento.

Cuando sufras piensa en su dicha, dite que su felicidad es la que quieres y no la tuya, a Él a quien amas y no a ti; y en el seno de tus aflicciones, de tus tristezas, inquietudes, dudas y pruebas, regocíjate de su felicidad infinita e inmutable y de su inmensa paz…; el pensamiento de la dicha y de la paz, de la que Él goza, en «la bienaventurada y tranquila Trinidad», te llene en este mundo de dicha y paz, esperando que su misión sea tu felicidad y tu paz eterna, ¡Aleluya, aleluya! Nuestro Bienamado es bienaventurado; ¿qué nos falta? ¡Aleluya, aleluya!

Charles de Foucauld – Carta a su hermana – 1° de Abril de 1903

Breve biografía

Lágrimas de gozo

“Aunque vuestros pecados fuesen como la grana, quedarían blancos como la nieve. Aunque fuesen rojos como la púrpura vendrían a ser como la lana blanca” (Isaías 1 ,18). Ha echado “tras de sí” todos nuestros pecados, y no recobrarán vida en su memoria (Isaías 38,17). Aplícate estas confesiones divinas: “¿No es Efraín mi hijo predilecto, mi niño mimado? Porque cuántas veces trato de amenazarle, me enternece su memoria, se conmueven mis entrañas” (Jeremías 31,20).

La compunción deja de ser auténtica sin esa confiada y tranquilizadora certeza. Desconfiar del perdón es injuriar .al corazón paternal de Dios. Si el Ermitaño llora al recordar sus extravíos, que sean lágrimas de gozo. Dios es más admirable cuando restaura que cuando crea. En la vida espiritual nada será definitivo, pero tampoco hay nada irreparable.. El P. de Foucauld escribía a L. Massignon: “No, las faltas pasadas no me espantan… Los hombres no perdonan porque no pueden devolver la inocencia perdida; Dios perdona porque borra hasta las manchas y devuelve en plenitud la hermosura primera.”

Extraído de “El Eremitorio”