Etiqueta: Blog de Rafael Rodriguez Cantero

Un lugar de gran silencio

Entonces, cuando Dios quiere revelársenos en luz, nos encontrará listos, en quietud, esperando, y abiertos para recibirle…

mansedumbre ante Dios

No agudices la cruz de tu vida volviéndote tan ocupado que no tengas tiempo de sentarte en mansedumbre ante Dios…

Dispuestos a confiar

«…si no es que estamos dispuestos a confiar en él como Jairo y a poner toda nuestra confianza en su amor que no decepciona…»

El camino de Cristo invisible

«…cuando hemos abandonado todos los caminos, nos hemos olvidado de nosotros mismos y hemos tomado a Cristo invisible como nuestro camino”

Abandonar el hombre viejo

«… ahora se trata de querer abandonar al hombre viejo y notar que lo abandonamos por nuestro trabajo y nuestra fatiga, y no sólo por la audición de la fe…»

El lugar de lo esencial

«…Jesús, llamándonos en el desierto, nos invita a prestar escucha a lo que cuenta, a lo importante, a lo esencial…»

¡lleva mi alma..!

Esa es la confesión conmovedora del santo: No valgo más que mis padres, A la que hace eco en su carta el apóstol Santiago: Elías no era más que un hombre, sujeto a las mismas miserias que nosotros.,,

El libro abierto de las almas

«El espíritu de Dios es el que, con la pluma en la mano, sigue escribiendo en el libro abierto de las almas la historia sagrada…»

Ecología del corazón

«Es el tiempo para dedicarse a una sana ecología del corazón, a hacer limpieza ahí. Vivimos en un ambiente contaminado por demasiada violencia verbal, por tantas palabras ofensivas y nocivas, que la red amplifica. Hoy se insulta como quien dice “buenos días”. Estamos inundados… Continue Reading «Ecología del corazón»

Delicia para las almas

«La contemplación del misterio Eucarístico constituye una delicia para las almas; la manifestación externa y social de la fe hace vibrar la devoción personal de cada cristiano y anima el fervor apostólico…»

de Pura Providencia

Y así sucede que su vida, aunque muy extraordinaria, no ofrece sin embargo nada que no sea muy común y ordinario. Son personas que cumplen sus deberes religiosos y los de su estado, lo mismo que aparentemente vienen haciendo los demás…

El crisol del alma

«De todo esto se sigue que no conviene dar a las consolaciones y arideces exagerada importancia; el fin y los medios esenciales son los que deben merecer nuestra principal atención…»

Lo que mi alma anhela

“He encontrado lo que mi alma anhela, lo agarro fuerte y no lo dejaré nunca”…

El poder del Altísimo

«El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra». (Lc. 1, 35)

Unión en la diversidad

«… nuestro principio de unidad es el Espíritu Santo. Él nos recuerda que, ante todo, somos hijos amados de Dios; todos iguales, en esto, y todos diferentes…

Necesidad del Espíritu Santo

«… Como San Agustín indica, el Espíritu Santo no solamente nos hace capaces de amar a Dios; nos da el poder de amar a nuestro prójimo…

La plenitud de Cristo

…Subiendo a la altura, llevó cautivos y dio dones a los hombres. ¿Qué quiere decir «subió» sino que también bajó a las regiones inferiores de la tierra? Este que bajó es el mismo que subió por encima de todos los cielos, para llenarlo todo…

Tu espíritu en la creación

«Si esto es así, si un rastro del Creador, su espíritu incorruptible, está presente en todas sus obras, éstas pueden llegar a ser un espejo que lo refleje…

Voces del desierto

Ellos vivían en soledad y en silencio; nosotros, entre ruidos y distracciones múltiples…

No vacilemos

No vacilemos en pedir a Dios aun las cosas más difíciles…

Una disposición del corazón

«Permanecer pequeño es reconocer su nada, esperar todo de Dios, como un niño espera todo de su Padre, es no inquietarse por nada, es no ganar un capital…

Un corazón puro

yo, Dios mío, no te haré más que una sola súplica: «dame un corazón puro» [Sal 50,12]…

Un mundo más luminoso

el desierto es, además, el lugar de la mayor cercanía de Dios…

Amar Sus designios

De todo saco una enseñanza que me sirve para más comprender su misericordia para conmigo…

El Horeb del corazón

La entrada en este sendero es la oración larga y silenciosa, humilde y perseverante…

Renacer desde lo alto

Ser cristiano es dejar que el Espíritu entre en ti y te lleve a donde Él quiere que vayas…

Las alegrías más lúcidas y amargas de la soledad

«El desierto real es este: hacer frente a las limitaciones reales de la propia existencia y no tratar de manipularlas o rechazarlas con repugnancia…

Desierto y mirada purificada

Después viene la parte más difícil de la subida: la concentración constante de
la mente en Dios…

¿muerte, dónde está Tu poder?

«Aquél que es devoto y amante de Dios, que disfrute de esta magnífica y brillante fiesta…

El sacramento universal

Así actúa a veces Dios con nosotros: trastorna nuestros proyectos y nuestra tranquilidad, para salvarnos del abismo que no vemos…» 

Los modos de Dios

Significa entregar nuestra voluntad a Dios, para que sea Su Voluntad y no la nuestra la que sigamos durante nuestra vida en la tierra…

Escuchar a Cristo

DEBEMOS PEDIR la gracia de darnos cuenta más claramente de todo lo que nos aleja de Dios y del prójimo. Y de darnos cuenta del desorden general que puede haber en nosotros…

Invocaré al Señor

«Invocaré al Señor con toda mi voz, con toda mi voz suplicaré al Señor; expondré mi queja ante él, expresaré mi angustia en su presencia…

El Sol de Justicia

En la oración de quietud sentimos el esplendor de Dios en nuestro corazón irradiando todo nuestro ser y Cristo manifiesta a nosotros en su belleza.

El desierto de lo necesario

El páramo nos enseña a diferenciar lo que son deseos de lo que es necesidad…

Necesitados de Dios

Asusta un poco. A veces cuando la vida se nos complica sentimos que estamos en un desierto…

La presencia interior

Oscura la fe y desnuda la confianza de estos hombres. Así merecieron el nombre de padres de la fe y padres del pueblo de Dios…

El espíritu del Yermo

Participar del espíritu del yermo, es gustar el sabor de la pertenencia amorosa a Dios…

Forastero en tierra extraña

El desierto no es quietud ni estancamiento, sino peregrinación y combate. No es la tierra prometida, sino el duro caminar hasta alcanzarla.

El desierto en el mundo

Ten en cuenta que el verdadero desierto no está fundamentalmente en un lugar, sino en el corazón.

Vaciarse de sí mismo

Los hebreos pasaron por el desierto, Moisés vivió en el desierto antes de recibir su misión, san Pablo, san Juan Crisóstomo se prepararon en el desierto. Es un tiempo de gracia, un período por el cual tiene que pasar todo el mundo que quiera dar fruto…

Total disponibilidad

Cuanto más ligero sea tu equipaje más libertad le darás a Dios para llenarte con su presencia, su amor y su gracia…

Eres tú magnífico en las alturas

Pero es además un signo en el espacio de la elevación del alma por encima del hormigueo de los negocios terrenales, de los pecados y placeres de los hombres.

Haré brotar manantiales

Tu desierto entonces se trocará en prado…

Amigo de Dios

Oraba con mucha frecuencia, ya que había aprendido que es necesario retirarse para ser constantes en orar…

Obediente al llamado

Eliseo fue obediente al llamado de Dios, siguiendo a Elías con entusiasmo y fidelidad.

Las huellas de Dios

Debemos volver al hecho de que esos hombres buscaban las huellas de Dios; buscaban leer su “firma” en la creación…

Un gran padre espiritual

«.. En la Biblia, Elías aparece de repente, de forma misteriosa, procedente de un pequeño pueblo completamente marginal (1 Re 17, 1); y al final saldrá de escena, bajo los ojos del discípulo Eliseo, en un carro de fuego que lo sube al cielo… Continue Reading «Un gran padre espiritual»

El Monte de Dios

«El mismo nombre de «Monte de Dios» es un feliz augurio; como dice el salmista respecto del monte del Señor; en él habitará la raza de los que buscan al Señor…

La perfecta unión

Y sobre todas estas virtudes, tengan amor, que es el vínculo de la perfecta unión…

La fuente de la alegría

La venida del Mesías, que restaura el plan de Dios es motivo y fuente de alegría para todos…

¡Feliz la que ha creído!

sube en su humildad y portando en su seno la grandeza de la vida. («Yo Soy el camino, la verdad y la vida, dice El Señor»)

Hijos de la luz

“Que se haga en ustedes conforme a su fe”…

Tenías tu mano sobre mí

¡Oh Dios mío! ¡Cómo tenías tu mano sobre mí, y qué poco yo lo sentía! ¡Qué bueno eres! ¡Cómo me guardaste!

La huella de dios

«Los Padres interpretan cada fenómeno natural en sentido espiritual, y siguen un planteamiento de raíz exegética, la Naturaleza es el libro de Dios…!

La recuperación del paraíso

En la visión ascética cristiana el mito del desierto es la antesala al mito de la recuperación del Paraíso.

El descanso en Dios

Exulte el desierto y la tierra árida, regocíjese la estepa y florezca
como un narciso, exulte con júbilo y cantos de triunfo..,
le será dada la hermosura del Carmelo… (Isaías 35,12)