Etiqueta: espiritualidad del desierto

Actitudes firmes

“Las virtudes humanas son actitudes firmes, disposiciones estables, perfecciones habituales del entendimiento y de la voluntad que regulan nuestros actos..”

Vivificar el corazón

“Tiempos fuertes no sólo para orar sino también para recuperar el equilibrio emocional…”

El jardín del amor

“… el desierto, como lugar de encuentro con Dios y con nosotros mismos, es una experiencia enriquecedora, siempre y cuando Cristo esté en el centro de esta soledad, y el objetivo sea el encuentro relacional con Él. La soledad sin relación amorosa, puede devenir… Continue Reading “El jardín del amor”

Día de la Virgen del Monte Carmelo

“…somos invitados a mantener vivo el espíritu que animó a aquellos hombres que dejaron sus países para peregrinar a Tierra Santa e hicieron voto de establecerse en ella, viviendo en obsequio de Jesucristo…”

En el sosiego esta la fuerza

“…en el sosiego y la esperanza está vuestra fuerza…”

mansedumbre ante Dios

No agudices la cruz de tu vida volviéndote tan ocupado que no tengas tiempo de sentarte en mansedumbre ante Dios…

El lugar de lo esencial

“…Jesús, llamándonos en el desierto, nos invita a prestar escucha a lo que cuenta, a lo importante, a lo esencial…”

¡lleva mi alma..!

Esa es la confesión conmovedora del santo: No valgo más que mis padres, A la que hace eco en su carta el apóstol Santiago: Elías no era más que un hombre, sujeto a las mismas miserias que nosotros.,,

El libro abierto de las almas

“El espíritu de Dios es el que, con la pluma en la mano, sigue escribiendo en el libro abierto de las almas la historia sagrada…”

Ecología del corazón

“Es el tiempo para dedicarse a una sana ecología del corazón, a hacer limpieza ahí. Vivimos en un ambiente contaminado por demasiada violencia verbal, por tantas palabras ofensivas y nocivas, que la red amplifica. Hoy se insulta como quien dice “buenos días”. Estamos inundados… Continue Reading “Ecología del corazón”

Delicia para las almas

“La contemplación del misterio Eucarístico constituye una delicia para las almas; la manifestación externa y social de la fe hace vibrar la devoción personal de cada cristiano y anima el fervor apostólico…”

El poder del Altísimo

“El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra”. (Lc. 1, 35)

Unión en la diversidad

“… nuestro principio de unidad es el Espíritu Santo. Él nos recuerda que, ante todo, somos hijos amados de Dios; todos iguales, en esto, y todos diferentes…

Necesidad del Espíritu Santo

“… Como San Agustín indica, el Espíritu Santo no solamente nos hace capaces de amar a Dios; nos da el poder de amar a nuestro prójimo…

La plenitud de Cristo

…Subiendo a la altura, llevó cautivos y dio dones a los hombres. ¿Qué quiere decir «subió» sino que también bajó a las regiones inferiores de la tierra? Este que bajó es el mismo que subió por encima de todos los cielos, para llenarlo todo…

Voces del desierto

Ellos vivían en soledad y en silencio; nosotros, entre ruidos y distracciones múltiples…

No vacilemos

No vacilemos en pedir a Dios aun las cosas más difíciles…

Un corazón puro

yo, Dios mío, no te haré más que una sola súplica: «dame un corazón puro» [Sal 50,12]…

Lugar de Libertad

… un paisaje en el que ya no crece nada, en el que nada puede echar raíces, pero es también lugar de libertad…

Las alegrías más lúcidas y amargas de la soledad

“El desierto real es este: hacer frente a las limitaciones reales de la propia existencia y no tratar de manipularlas o rechazarlas con repugnancia…

Desierto y mirada purificada

Después viene la parte más difícil de la subida: la concentración constante de
la mente en Dios…

La gracia del estupor

En realidad, aquellas personas seguían más una imagen del Mesías, que al Mesías real. Admiraban a Jesús…

Invocaré al Señor

“Invocaré al Señor con toda mi voz, con toda mi voz suplicaré al Señor; expondré mi queja ante él, expresaré mi angustia en su presencia…

El Sol de Justicia

En la oración de quietud sentimos el esplendor de Dios en nuestro corazón irradiando todo nuestro ser y Cristo manifiesta a nosotros en su belleza.

La sombra protectora

Simplificar nuestra vida al máximo posible es seguir la espiritualidad del desierto que apunta a lo esencial.

Forastero en tierra extraña

El desierto no es quietud ni estancamiento, sino peregrinación y combate. No es la tierra prometida, sino el duro caminar hasta alcanzarla.

El desierto en el mundo

Ten en cuenta que el verdadero desierto no está fundamentalmente en un lugar, sino en el corazón.

Eres tú magnífico en las alturas

Pero es además un signo en el espacio de la elevación del alma por encima del hormigueo de los negocios terrenales, de los pecados y placeres de los hombres.

Haré brotar manantiales

Tu desierto entonces se trocará en prado…

Amigo de Dios

Oraba con mucha frecuencia, ya que había aprendido que es necesario retirarse para ser constantes en orar…

Las huellas de Dios

Debemos volver al hecho de que esos hombres buscaban las huellas de Dios; buscaban leer su “firma” en la creación…

El Monte de Dios

“El mismo nombre de “Monte de Dios” es un feliz augurio; como dice el salmista respecto del monte del Señor; en él habitará la raza de los que buscan al Señor…

La fuente de la alegría

La venida del Mesías, que restaura el plan de Dios es motivo y fuente de alegría para todos…

¡Feliz la que ha creído!

sube en su humildad y portando en su seno la grandeza de la vida. (“Yo Soy el camino, la verdad y la vida, dice El Señor”)

El pobre entre los pobres

El Señor ha venido a Su casa… para habitar nuestro corazón.

Actuar desde el espíritu

Actuar y VIvir desde la contemplación no desde el discurso.

Hijos de la luz

“Que se haga en ustedes conforme a su fe”…

Tenías tu mano sobre mí

¡Oh Dios mío! ¡Cómo tenías tu mano sobre mí, y qué poco yo lo sentía! ¡Qué bueno eres! ¡Cómo me guardaste!

Mi cosa amada

Hasta hallarte, mi corazón ha ido siempre en pos de ti preguntando por su Amada; más ¡ay! Nadie me daba razón de ti” (MR 7,14).

Yo cuento con DIos

Si yo contase conmigo mismo, mis deseos serían insensatos, pero yo cuento con Dios, que nos ha dicho: «Si alguno quiere servirme, que me siga»…

Al amparo del Altísimo

Tú que habitas al amparo del Altísimo,
que vives a la sombra del Omnipotente,
dile al Señor: «Refugio mío,
alcázar mío.
Dios mío, confío en ti.

Jesús, confío en Ti

Yo hago los milagros en la proporción de la entrega y de la confianza que tienes en Mí.

la unión con Dios

La búsqueda de la unión con Dios como el fin fundamental de la Orden del Carmen y presenta la purificación del corazón, alcanzada por la oración ininterrumpida…

Red de vida

“Es la hora de redescubrir nuestra vocación como hijos de Dios, hermanos entre nosotros, custodios de la creación”.

Todo es para el bien…

… todo es concedido para tu mayor bienestar, para tu santificación, para aumentar en este mundo y en el otro tu conformidad con Él, tu unión a Él…

Lágrimas de gozo

Si el Ermitaño llora al recordar sus extravíos, que sean lágrimas de gozo. Dios es más admirable cuando restaura que cuando crea.

Renunciar a sí mismo

“Es mejor llevar una pequeña cruz de paja que me han puesto sobre las espaldas, sin que yo la haya elegido…”

Oración, renuncia y silencio

“En el mucho hablar no faltará pecado” (Pr 10,199. Y: “Quien suelta los labios, marcha a la ruina” (Pr 13,3).

Tú lo sabes, Señor

“Yo voy a hacer que un espíritu penetre en ustedes, y vivirán”.

Silencio de Dios

Dice Santa Teresita que durante años, ¡años!, sufrió el desierto espiritual. El mismo inició poco después de que anunciara su entrada al Carmelo…

Siembra tu semilla

Siembra tu semilla por la mañana y no dejes que tu brazo descanse hasta la tarde…

Con gozo sacarás agua…

“Con gozo sacarás agua de los manantiales de la salvación…”

La llevaré al desierto…

El cristiano, por la resurrección de Cristo, ¿no está llamado a hacer florecer todos los desiertos?; ¿no nos ha colocado Cristo en el nuevo jardín de la redención, más bello y fructífero que el jardín de la creación?

El crisol del desierto

La noche da realce al desierto desmaterializando las cosas…